Lo que necesitamos puede ser analizado, administrado y mejorado

 

Un modelo de referencia, como el modelo de Gestión de Calidad, permite establecer un enfoque y un marco de referencia objetivo, riguroso y estructurado para el diagnóstico de la organización, así como determinar las líneas de mejora continua hacia las cuales deben orientarse los esfuerzos de nuestra empresa.

 

Aplicar los cuatro pasos de la estrategia de Mejora Continua de la Calidad, nos permite una mejora integral de la competitividad de los servicios que ofrecemos mejorando continuamente, reduciendo los costes, optimizando la productividad, incrementando la participación del mercado y aumentando la rentabilidad de la organización.